Los “amigos de alquiler” triunfan en Latinoamérica

En Internet podemos encontrar de todo, por eso no sorprende que sea novedad “rentar un amigo”; actualmente hay muchos sitios web que permiten alquilar compañeros, ya sea para ir al cine, conocer una nueva ciudad o simplemente compartir un rato.
De moda en todo el mundo, estos sitios ayudan a ubicar personas dispuestas a brindar compañía a cambio de una tarifa por horas para facilitar diversas actividades, compartir hobbies, recibir un consejo o una segunda opinión sobre cualquier cosa.
Entre la variedad de webs que se dedican a buscarte amigos, la más popular y extendida es la estadounidense RentAFriend, aunque también existen alternativas internacionales como la aplicación móvil Ameego, Rent a Local Friend y Frently entre otros. Un hombre a solas

Pero todos tienen un sistema parecido de funcionamiento, con dos opciones, para la búsqueda de amigos y para postularse como amigo en alquiler.

RentAFriend, con varios años de existencia ha logrado triunfar en Estados Unidos, Japón y Alemania, entre muchos otros países, aunque desde hace unos seis años llegó a algunas naciones latinoamericanas. Ya sus servicios son aprovechados en México, Chile, Colombia y Argentina. Además, “amigos” de Venezuela, Perú, Ecuador, Costa Rica, República Dominicana, Puerto Rico, Panamá, Uruguay y otros países de la región ‘brindan su amistad’ a los clientes del servicio.

La mecánica es similar a la de los sitios de búsqueda de pareja, pues la persona que se ofrece como amigo registra sus datos personales, de ubicación, su color de piel, color de ojos, nivel de educación, ocupación, fotos, videos, temas de interés, habilidades y, obviamente, su precio por hora de amistad (algunos servicios establecen unas tarifas fijas).

Según el diario argentino La Capital, “Esta modalidad surgió hace seis años y continúa creciendo. La propuesta permite a las personas que están solas encontrar a alguien acorde a sus gustos personales y comprar “horas de amistad”. Es decir, amoldar al ‘amigo perfecto’ según sus gustos”.