Hubo “moches” en repartición de televisores por apagón digital: WSJ

7

Fuentes cercanas al proceso afirman que se pidieron comisiones ilegales que variaron de 12 a 18 dólares por cada unidad, acusación que Rodrigo Ramírez, jefe de finanzas de la SCT, negó categóricamente

Un reportaje publicado por The Wall Street Journal este miércoles, sostiene que en el proceso de repartición de televisores a la población por parte del gobierno de Enrique Peña Nieto con motivo del apagón analógico, al menos un funcionario de alto rango recibió “kickbacks“, comisiones ilegales conocidas en México como moches.

En el texto se señala que “ninguno de los principales fabricantes de televisión del mundo que tienen operaciones en México jugó un papel destacado en la iniciativa” y que el gobierno de Peña Nieto fue criticado por rechazar alternativas más baratas, diseñadas en la administración de Felipe Calderón, para completar la transición.

En las primeras etapas de la compra de televisores el gobierno descalificó a Samsung, el productor de pantallas más grande de México, porque sus modelos no cumplían especificaciones técnicas, según el resultado de la licitación. Una unidad de la firma de Taiwan Foxconn Technology quedó en segundo lugar y entregó 1.5 millones de televisiones en las primeras tres rondas del proceso.

Finalmente, los contratos para casi dos tercios de los televisores fueron concedidos a la mayorista de electrónica Comercializadora Milenio SA, en asociación con su compañía hermana fabricante de televisores domésticos, Diamond Electronics SA.

El gobierno federal otorgó a Diamond excepciones de derechos de importación para algunos de sus componentes de TV. Diamond también obtuvo financiamiento de un banco estatal para cubrir las necesidades de capital de trabajo vinculadas a los pedidos masivos.

Diamond suministró aproximadamente el 63% de todos los televisores, equivalente a casi 6,5 millones dispositivos, por alrededor de $900 millones. Fue la única firma a la que se le adjudicaron contratos en todas las grandes rondas de compra organizadas por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT)

La secretaría es dirigida por Gerardo Ruiz Esparza, a quien el WSJ señaló como “asesor cercano al Sr. Peña Nieto”. El diario también resaltó que Esparza y Rodrigo Ramírez, jefe de finanzas de la SCT, mantuvieron altos cargos durante el gobierno de Peña en el Estado de México y durante su campaña presidencial. La mayor parte de los televisores de pantalla plana, señala el texto, fue otorgada a residentes de este estado, el más poblado de México.

En el reportaje se destaca un caso donde Diamond ganó un contrato sin licitación para la compra de 460, 000 televisores concedidos a finales de noviembre, pocas semanas antes de la fecha límite del 31 de diciembre para completar el apagón analógico, de acuerdo con documentos del gobierno revisados por WSJ

Ramírez dijo que los contratos sin licitación se adjudicaron después de que se añadieran más de un millón de receptores al pedido antes de la fecha límite de conmutación. No había tiempo para poner en marcha un proceso de licitación sin violar la constitución, añadió.

Pero las fuentes cercanas al proceso consultadas por el diario señalan que “había otra razón por la cual a las empresas internacionales les fue mal: ellos no pagarían moches“. Según estas fuentes, se solicitaron que moches que iban desde 12 a 18 dólares por unidad.

“Fue un fraude, toda una cadena de corrupción“, dijo una persona con conocimiento directo del proceso citada por el diario.

Ramírez negó esta acusación categóricamente. “Estas son empresas serias. No empresas globales, pero casi. Tienen relaciones con Asia, con EU”, dijo. “El cuestionar estos procedimientos también pone en cuestión las empresas involucradas”, afirmó.

Tras obtener los contratos de la SCT, Diamond buscó financiamiento de millones de dólares con bancos privados, pero no lo logró.”El problema es que no tenían un historial firme”, dijo un banquero cercano al caso. Bancomext terminó dando el financiamiento, que la empresa ya pagó.

Leave a Reply