El donativo de Antuñano

46
Manifestantes hacen gestos para pretender que golpean una imagen de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, durante una protesta para exigir su salida del poder, el domingo 13 de marzo de 2016 en Río de Janeiro, Brasil. (Foto AP/Silvia Izquierdo)

La otra opinión
Francisco Javier Vázquez Burgos

Para Ricardo Monreal, jefe delegacional de la Cuauhtémoc, y aspirante al gobierno capitalino, lo que le aconteció a su segundo de abordo, el asesor jurídico y de gobierno, Pedro Pablo De Antuñano Padilla, a quien se le decomisaron precautoriamente 600 mil pesos durante una revisión en un retén en la colonia Polanco de la delegación Miguel Hidalgo, la noche del 15 de septiembre pasado, al no poder justificar su procedencia lícita, es una jugada política perversa que busca afectarlo, es un asunto personal que nada tiene que ver con la delegación.

Lo mismo dijo la familia Monreal cuando les encontraron droga en una bodega de su propiedad en una comunidad de Fresnillo, si no mal recuerdo. Ahí dijeron, “nos la sembraron”, pues sí, claro que se las sembraron y se las cosecharon.

Por lo visto toda la clase política gusta de dar excusas poco creíbles, sin distingo de partidos, Monreal y Antuñano no fueron la excepción; el primero se deslindó, dice que nada tiene que ver con la delegación que su segundo de abordo sea detenido con 600 mil pesos, pero por supuesto que tiene que ver puesto que es un funcionario público y es el segundo de la delegación.

Es obvio que se sospeche que los recursos tienen que estar vinculados con el cargo, que garantizas a los ciudadanos que esos 600 mil pesos no provienen de cobros amañados y de cuotas extralegales que le sangran a tianguistas, de ambulantes, de taxistas o de plano de los giros negros, a donde tanto le gustaba ir al funcionario y dizque productor de cine y documentales.

No especulemos, sólo debe comprobarse que ese dinero no es de cuotas que cobra la delegación ilegalmente; pero mientras no se aclare el origen de ese dinero los ciudadanos se pueden imaginar todo tipo de historias e hipótesis fantásticas y corruptas, y no deben de andar muy errados, la tradición de corrupción está presente en todos los partidos y Monreal tuvo muchos escándalos en su natal Zacatecas.

Antuñano tampoco convenció con su explicación, dijo que los recursos provenían de donativos y de préstamos que recibió, que los utiliza en su asociación civil, que trabaja con chavos en estado de riesgo y que esos recursos son para impulsar la premier de una película que inclusive ha ganado premios internacionales.

Nadie le cree y es que se contradijo. Primero señaló que ya había comprobado el origen del dinero, y que solamente se separaría del cargo temporalmente mientras se aclaraba, luego resultó que siempre si se va definitivamente del cargo y presentó la renuncia,

Es muy posible que la decisión de separarlo del cargo se deba a que no pudo acreditar que ese dinero proviniera de donativos ni de préstamos,- tan fácil que es con los comprobantes bancarios o los documentos para deducir- y para evitar dañar la pretensión de Monreal de ser el jefe capitalino, el delegado que había manifestado su disposición de reintegrarlo decidió mejor darle las gracias a De Antuñano y esperamos que haya sido sin finiquito.

No le quedaba de otra porque a Pedro Pablo se le abrió un expediente por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, es una investigación que inicia, pero pinta mal el futuro del presidente de Suma Producciones, si es que existe esa asociación civil.

Como no se ha aclarado nada, nosotros también le abonamos al imaginario colectivo y pensamos que ese dinero puede tener sus fuentes de cuotas de tianguistas, taxistas y ambulantes, y no descartaríamos que Morena esté detrás de estos moches y que esos recurso pudieran tener un destino político para campañas. ¡Será para el cochinito de Andrés Manuel y de Monreal? ¿Será que hay más dinero por ahí guardado? Que coincidencia siempre antes de un proceso electoral aparece un afín del pejismo con dinero de origen dudoso.

Creo que no sabremos la verdad, pero si se guarda silencio nos haría pensar que en realidad de De Antuñano y Monreal son unos pillos, con excusas torpes, y que ese dinero sí tiene orígenes ilícitos como se sospecha.

El peje no ha dicho nada al respecto, a diferencia cuando un funcionario de otro partido incurre en un manejo extraño, debe estar preocupado, Se nos figura que Monreal ya no será el candidato a la jefatura de Gobierno y que esto daña no sólo a Monreal sino que le pegará al Peje y a Morena.

Nos parece que Pedro Pablo ya no podrá darse la buena vida en bares y restaurantes que le gustaba darse y que le permitía el cargo. Al tiempo.

Leave a Reply