Detectan probable fraude de la UPAV

210

En Culiacán, Sinaloa, se desató un escándalo que no sólo se relaciona con el alcalde Sergio Torres Félix, sino también con la Universidad Popular Autónoma de Veracruz, UPAV. Se habla de unos diez mil afectados en Culiacán, que recibieron certificados de preparatoria otorgados por la UPAV, en tanto que en el ámbito nacional la cifra podría llegar a 100 mil perjudicados por la expedición irregular de dichos documentos, de acuerdo con el delegado de la Secretaría de Educación Pública en Sinaloa, Eligio Medina Ríos.

Originalmente, el tema fue expuesto por el diario El Debate, que se edita en Sinaloa.

El pasado 12 del presente mes, El Debate difundió información que indica que diez mil estudiantes recibieron certificados de preparatoria “patito”, sin validez oficial, expedidos por la UPAV.

Se trata del programa Preparatoria Abierta en tu Centro de Barrio, que fue impulsado por el ayuntamiento de Culiacán con el aval de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz; sin embargo, la Secretaría de Educación Pública y Cultura de Sinaloa señaló que dicha institución carece de validez oficial.

El programa fue lanzado en febrero de 2014 por el Ayuntamiento de Culiacán, a través de la Dirección de Centros de Barrio, a fin de que los jóvenes lograran concluir su preparatoria y continuaran sus estudios.

Cálculos del medio indican que unos diez mil estudiantes de Culiacán cursaron la preparatoria con el aval de la UPAV; muchos de ellos intentaron ingresar a instituciones de educación superior, pero ahí les notificaron que el certificado de bachillerato que presentaron no era válido.

La escuela Cotsin, como se le conoce a la institución avalada por el ayuntamiento de Culiacán y por la UPAV, fue notificada por la Secretaría de Educación de Sinaloa el pasado mes de junio por las inconsistencias encontradas en los certificados de los jóvenes, que fueron rechazados por instituciones como la UAD, la Universidad Católica y la del Pacífico, entre otras.

Leonardo Germán Gandarilla, subsecretario de Educación Media Superior y Superior de la SEPYC, sostuvo una reunión con los representantes de las escuelas que brindaron el servicio a los estudiantes, para encontrar una solución al conflicto; incluso, la SEPYC emitió un comunicado en que se alerta a la población de que la UPAV y la preparatoria Bahía de Banderas expedían certificados sin validez oficial.

unnamed-627

“Los más de 7 mil (quizá hasta 10 mil) jóvenes que han adquirido estos certificados no validados por el Ceneval, por lo que a quienes van iniciando ciclo, se les echará fuera de las instituciones de educación superior donde estén inscritos, mientras que a los que ya están en segundo grado se les dará la oportunidad para que obtengan sus certificados a través de la Prepa Abierta u otros mecanismos legalmente establecidos”.

Por su parte, el alcalde de Culiacán terminó por deslindarse del caso; por su parte, Germán Gandarilla destacó que están buscando a los intermediarios de la UPAV para que respondan a los jóvenes afectados.

UPAV no respetó territorialidad
Sobre el particular, se llevó a efecto una reunión que sostuvieron los representantes de las escuelas con la directora de Educación Media y Media Superior, Laura Sinagawa Montoya, a efecto de alcanzar un acuerdo en pro de los afectados. A dicho evento estaban citadas las cuatro escuelas involucradas en el problema, las cuales son: Webster Navolato, Cotsin, Instituto Tecnológico de Sinaloa (Itsin) y Cetec; sin embargo, sólo se tuvo presencia de tres de ellas, faltando la última en mención.

La funcionaria estatal precisó que existen tres figuras jurídicas en el Sistema Educativo Estatal (SEE), las cuales son: escuelas que cuentan con Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (RVOE), registro como centro de Asesoría de Preparatoria Abierta -las cuales son 40 a nivel estado-, una tercera figura para expedir certificados es que estas instituciones con RVOE o clave para asesorías, que hicieron convenio con la UPAV para certificar a usuarios a través de un solo examen de manera irregular, porque esa universidad no está facultada y no respetó esferas de territorialidad, no sólo de Sinaloa sino de todo el país.

Un problema nacional: SEP
El delegado de la Secretaría de Educación Pública en Sinaloa, Eligio Medina Ríos, declaró que hace algunos meses se tuvo conocimiento del problema y se puso en manos del jurídico nacional de SEP, por lo que se iniciaron las investigaciones pertinentes de las instituciones involucradas en el asunto de UPAV.

Comentó que se está buscando cómo no afectar a los 100 mil estudiantes que fueron timados por la mencionada universidad.

Concordó con las medidas indicadas en el comunicado que circuló en los diversos medios de comunicación, en donde quienes van iniciando tendrán que hacer la preparatoria en un medio reconocido y aquellos que cursan un segundo grado se les dará la oportunidad de la regularización.

El funcionario federal manifestó que antes de buscar culpables se deben encontrar soluciones para los afectados, a pesar de ser una omisión por parte de uno o varios funcionarios, incluso de algún departamento completo de parte de la Sepyc.

Aseveró que debe haber una sanción ejemplar para las escuelas irregulares porque debió haber habido un comunicado previo sobre la problemática que se estaba viviendo.

“Yo creo que se deben establecer las sanciones correspondientes para las escuelas ‘patito’, porque yo estoy seguro que hubo llamado de atención previo a la regularización y a que obtuvieran el registro. Al no hacerlo, sí es una omisión por parte de ellas”, puntualizó.

(Con información de El Debate)

Leave a Reply