Ayuntamiento de Papantla convertido en cantina 

13
  • Autorizado por el consentido del sobrino del alcalde. 
  • Cuando el alcalde no está… los ratones se ponen ebrios!

PAPANTLA, VER.- Con el pretexto de celebrar el cumpleaños de algún empleado de la Dirección de Obras Públicas, la tarde de este jueves, esa oficina se convirtió en una cantina, esto bajo el auspicio de su titular, Genaro Raúl González Flores, quien autorizó que además de pastel, en ese lugar se consumiera tequila, whisky y alguna otra bebida que puso a todo el personal, “bastante alegre”.

Las puertas de esa oficina se cerraron, colocaron papeles en los cristales para que los curiosos no pudieran asomarse, y poco a poco la fiesta se fue saliendo de control. Algunos aseguran que vieron desfilar comida, pastel, regalos y refrescos, pero nunca se percataron de las botellas. La fiesta llegó al punto en el que la música se escuchaba desde cualquier lugar del palacio municipal, y qué decir de los gritos de algarabía.

Seguramente el director, se confió porque desde hace algunos días, su jefe, Marcos Romero, dijo que no estaría en la ciudad y que retornaría hasta el sábado, sin embargo algo en su agenda lo hizo cambiar y poco antes de las tres de la tarde arribó al palacio municipal, percatándose que el festejo estaba fuera de control.

El primer enviado fue el Secretario del Ayuntamiento, Octavio Tremari, quien acompañado de uno de sus auxiliares, subió a la oficina y tuvo que golpear, literalmente, para que alguien se percatara que estaba en la puerta. Ya que al interior de Obras Públicas, la música y el relajo, ensordecían cualquier ruido del exterior.

Después de algunos minutos, alguien atinó asomarse, le hicieron señas para que abriera la puerta y después de varios minutos, por fin abrieron. Saliendo nada más y nada menos que Genaro Raúl González Torres, totalmente ebrio, abrazado de “Cansio”, quien es su brazo derecho, y algunos aseguran que incluso es algo más.

Al ser interrogados sobre qué sucedía, el primero en encenderse y perder aún más el control fue “Cancio”, quien para defender a su “jefe”, retó a Tremari Gaya diciendo: “Tú quién eres, con qué poder vienes a querer abrir y echarnos a perder la fiesta”. Por su parte, Raúl, sólo atinó a balbucear algunas palabras, que ni él mismo pudo entender. El hedor a alcohol, cual cantina de mala muerte, era fácil de apreciar por todos los empleados.

Al secretario no le quedó otra más que retirarse, para informarle a Marcos Romero de lo sucedido. Minutos después el contralor, Alberto Martínez Olarte, cruzó el patio, subió las escaleras y se apersonó en la oficina, suspendiendo la fiesta. Adentro era fácil apreciar la presencia de botellas, pastel, restos de comida y al propio líder sindical Oscar Guerrero Pérez, completamente ebrio, al igual que otros funcionarios.

Más tarde, aún abrazado de su “fiel vasallo”, Raúl bajó desde su oficina y se dirigió a la oficina de la presidencia, buscaba hablar con su jefe para ofrecerle una disculpa, no le importó que no podía sostenerse y apenas atinaba a balbucear algunas palabras que para la mayoría eran inentendibles, obviamente no fue recibido y no le quedó otra que salir de ese sitio.

Corrió a la oficina de Octavio Tremari, la de la Secretaría del Ayuntamiento, donde tampoco fue recibido y estando fuera dijo, en el torno de burla y menosprecio que lo caracteriza: “Perdón si ofendí a los papantecos, no hice nada malo, es un cumpleaños”, esa y otras ridiculeces continuó diciendo hasta que se retiró.

Al mismo tiempo, ante los medios de comunicación, el alcalde Marcos Romero anunció que tomaría medidas enérgicas, ya que no estaba dispuesto a tolerar ese tipo de acciones. Esperemos que este pronunciamiento sea real y mañana viernes se anuncie la separación del cargo para González Flores, ya que sería intolerable que éste continuara en su cargo.

De permanecer, sólo podría confirmarse que sí hay “negocios turbios” que lo enlazan con el presidente y que por ende lo llevaron a sentirse intocable, al grado de ponerse ebrio en su oficina.

Leave a Reply